Digital Signage – Cartelería Digital

Ofrecer a nuestros clientes la visión de marca que queremos transmitir es fundamental.

Queremos tener visibilidad en cuantos más canales mejor: medios tradicionales como pósteres, publicidad en prensa, radio, TV, redes sociales… Todos queremos estar en Facebook, Twitter, tener imágenes en Instagram o incluso tener nuestra empresa en Linkedin.

Y esa unión de canales tradicionales y redes sociales lo gestionamos como algo natural.

¿Y qué deberíamos hacer para gestionar dinámicamente lo que queremos transmitir al cliente que nos visita o que visita ubicaciones donde tenemos presencia?

Para responder a esa pregunta disponemos de la cartelería digital.

Disponer de una pantalla donde mostrarnos al visitante nos permite generar marca. Enseñar quiénes somos, qué ofrecemos y tomar decisiones sobre esa información.

La información a enseñar puede depender de franjas horarias, de días de la semana o de las necesidades puntuales o temporales. Así podemos informar regularmente de nuestros productos o servicios a la vez que en horarios/días específicos mostrar información adaptada.

Los soportes para cartelería digital pueden variar en tamaño (desde las 7 pulgadas de un formato tableta), pasando por grandes formatos en pantallas de 100″ o en paneles LED de cualquier dimensión, así como creando videowalls con la unión de múltiples pantallas. Las proporciones más habituales son 4:3, 16:9 y 16:10 tanto en vertical como en horizontal, aunque el límite lo define la necesidad y creatividad en cada proyecto.

¿Qué complementa el hardware para crear la solución?

  • El software de gestión: la herramienta que permite gestionar los contenidos. Son genéricamente CMS (Content Management System) que se adaptan a los requerimientos de la cartelería digital: calendarios de programación, gestión remota del contenido y los dispositivos, agrupaciones para lanzar la información a diferentes equipos en función de los criterios necesarios (ubicación geográfica, distribución dentro del edificio…)
  • El contenido: estamos vendiendo marca; nuestra imagen. Disponer de imágenes o vídeos adecuados al propósito que perseguimos es fundamental. La calidad de estos es igualmente importante ya que, en la mayoría de los casos, los soportes son de gran tamaño y eso requiere de criterios de calidad, compresión y definición acordes.
  • Servicios: posiblemente los grandes olvidados en un proyecto de cartelería digital. Las adaptaciones de los elementos multimedia, la ubicación de estos, las frecuencias y duraciones, la supervisión del estado de los soportes, la homogeneidad de imagen… son necesidades básicas que llevan el proyecto al éxito y que no deben descuidarse.